Algunas medidas preventivas en casa para la alergia al polen pueden mejorarle su calidad de vida respiratoria. Cada año con la eclosión de la primavera o incluso en otras estaciones tiene lugar la eclosión de polenes  que  aunque son inofensivos para la mayoría de la población y convive con tolerancia, el sistema inmunológico de  algunas personas los  identifica como alérgenos intolerables y reacciona con los síntomas de las alergias, rinitis, tos, lacrimeo de ojos y en algunos casos asfixia  cuando se genera el asma alérgico. Todas las medidas preventivas en casa se basan en evitar al máximo el contacto con el alérgeno.

En la casa

  • Mantenga su casa limpia de polvo y polen.
  • Hay que tener las ventanas cerradas la mayor parte del tiempo.
  • Ventile la casa con frecuencia, cuando no haya viento o brisa y en las horas de menor polinización. Cuando está lloviendo o después, es un buen momento para ventilar.
  • Quédese en casa los días de viento o de grandes concentraciones de polen.
  • Use aspiradora en lugar de barrer en casa.
  • Si no tiene aspiradora pulverice agua antes de barrer
  • Mantenga limpios los filtros del aire acondicionado.
  • No haga trabajos en el jardín.
  • No se tumbe en el césped
  • En los lugares donde se fumiga contra los mosquitos u otras plagas no regrese a casa hasta que haya desaparecido el olor del insecticida o producto usado.
  • Cuando llegue a casa de la calle tome una ducha para eliminar el polen y lave su ropa pero no la tienda al aire libre.
  • Evite tener plantas o animales que puedan causarle alergia,  si los tiene mantenga limpias sus camas y comederos no permita que entren a su dormitorio. Si puede acomódeles una  caseta adecuada en el exterior.
  • Evite respirar productos de limpieza de fuerte olor como zotal, amoniaco, lejía, disolventes de pinturas, acetona, ambientadores químicos, insecticidas,
  • Evite respirar el humo de fuegos y tabaco
  • Evite las alfombras, moquetas o tapicerias que puedan acumular polvo o polen.